Cuánto dura un canario

0

¿Cuánto dura un canario?

Al hacerme esta pregunta, no puede evitar pensar en una vieja canción de un grupo español llamado “No me pises que llevo chanclas” que decía así: “Hay que pena me da que se me ha muerto el canario…” y contaba la historia de una mascota que sufrió una insolación en el balcón de la casa. Una canción divertida, excepto para el pobre canario.

Cuanto dura un canario

El canario es un ave paseriforme, pequeña y regordeta, de la que nos llama la atención su color. Puede tener muchos aspectos diferentes y presentarse en blanco, rojo, rosado, pardo, con silueta más fina o más gruesa e incluso una cresta que la da una imagen muy particular. Pero el canario clásico que se nos viene a la mente al pensar en él es el amarillo, un amarillo llamativo, que aparece, por ejemplo, en la camiseta de la selección nacional de Brasil, “la canarinha”.

También nos cautiva por su particular gorjeo, un canto que nos resulta agradable y que puede que las personas que se encuentran solas en casa, circunstancial o permanentemente, se sientan muy acompañados. Como a cualquier otro animal de compañía, se le coge cariño rápidamente, lo que hace que nos preguntemos…

¿Cuánto dura un canario?

Un canario doméstico bien cuidado, que se encuentre en un lugar fresco y seco y al que se le proporcione comida y agua con asiduidad, debe durar en torno a 10 ó 15 años. Una cifra que, para ser un animal pequeñito y que vive enjaulado, resulta sorprendente. En el caso de los canarios que viven en estado salvaje, su esperanza de vida se reduce bastante, durando entre 5 y 10 años.

Reiteramos que si quieres tener un amigo cantarín en casa, has de tenerlo bien cuidado, y proporcionarle alpiste o hierbas silvestres, incluso verduras y frutas, que también le encantan. Ubica su jaula en un lugar en el que no sufra los estragos de las temperaturas extremas (si no quieres que te pase como en la canción que decíamos al principio) y observa el color de sus heces para vigilar si contrae enfermedades. Hay que respetar y cuidar a los animales y, quien no sea capaz de hacerlo, no debe tener uno. La decisión de tener una animal de compañía es totalmente voluntaria.

Dejar respuesta